Sopa de pescado

Deliciosas recetas de sopa de pescado

Caldo de pescado

El caldo de pescado casero o fumet es la base de cualquier sopa de pescado que se precie. Por eso, cuando vayas a la pescadería y compres pescado, que no te corten las cabezas ni tiren las espinas, ya que eso será el ingrediente principal de nuestro caldo.

Con una buena cantidad, podemos hacer un buen caldo, que podremos congelar para tenerlo disponible en otras ocasiones.

Caldo de pescado

Es muy sencillo de hacer, no requiere mucho tiempo, y lo más importante, es la base de cualquier paella, marmita de pescado, risotto de mariscos, fideua de marisco, etc. entre muchas otras recetas.

La mayoría de los platos con patatas, pasta o arroz (alimentos ricos en almidón) absorberán todo el sabor del caldo.

Hay mucha diferencia entre un caldo de pescado casero y uno comprado, así que te recomiendo que lo hagas tu mismo, que no se tarda mucho.

Ingredientes para 1 litro y medio de caldo:

  • 1 kilo de espinas, cabezas, raspas y pieles de pescados (merluza, rape o rodaballo están bien).
  • 100 gr de cabezas y cáscaras de gambas o langostinos
  • 1,5 litros de agua
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cebollas medianas
  • 1 puerro
  • 5-6 zanahorias medianas
  • 3-4 dientes de ajo
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 hojas de laurel
  • Unas hojas de perejil fresco

Procedimiento:

Paso 1.- Pelamos y picamos todas las verduras finamente. Calentamos a fuego medio 2-3 cucharadas de aceite de oliva en una olla grande. Cuando esté caliente, añadimos las verduras cortadas y las pochamos durante unos minutos, hasta que empiecen a ablandarse.

Paso 2.- Incorporamos a la olla las espinas y demás restos de pescado, también las gambas. Removemos varias veces para que cojan sabor y dejamos que se sofría todo durante 5 minutos.

Paso 3.- Vertemos el vino blanco, removemos, y dejamos que se cueza todo durante 5 minutos más, hasta que el vino se evapore.

Paso 4.- Es el momento de verter el agua hasta cubrir por completo todos los ingredientes (no debe sobrepasar más de 2 cm a los ingredientes), y agregar la hoja de laurel y las hojas de perejil picado. Tapamos la olla y dejamos que se cueza todo a fuego lento durante 30 minutos. Vamos retirando la espuma blanca que se forme encima.

Paso 5.- Colamos el caldo y estrujamos los ingredientes que nos queden en el colador con una cuchara, hasta que no saquen más caldo. Los restos del colador podemos tirarlos a la basura.

Y ya tenemos nuestro caldo de pescado preparado para hacer cualquier plato.

Consejos

Si quieres hacer únicamente un caldo de marisco, puedes utilizar las cabezas y las cáscaras de las gambas, langostinos, cigalas, langostas o bogavantes. También puedes utilizar el caldo de la cocción de mejillones, almejas, percebes o cualquier otro molusco.

Como podréis haber visto, no hemos añadido sal a nuestro caldo. La sal la vamos a incorporar al finalizar nuestro plato.